Parte 2: Vulva «El poder del conocimiento»

Hoy seguimos conociendo y adentrándonos en el poderoso mundo de las vulvas. En el post anterior “Vulvas: El poder del lenguaje y de la diversidad”, hablé de la diversidad y los tabús asociados a esta. Pero, ¿sabemos diferenciar vulva de vagina?, ¿conocemos todas las partes que la componen?, ¿cuántos orificios tenemos en ella?

Para empezar, tenemos que tener clara la diferencia entre vulva y vagina porque muchas mujeres hablan de vagina para referirse a la vulva, debido a la educación sexual dirigida a la anatomía reproductora y no placentera. Aunque ambas estén en la anatomía genital, la vulva es el conjunto de genitales externos y la vagina es un órgano interno. 

Como expuse anteriormente, las connotaciones negativas sobre la sexualidad femenina que vamos aprendiendo y asumiendo desde el entorno o sociedad pueden repercutir en la falta de conocimiento y observación, ya que la vulva no es tan visible y manipulable como el pene.

Desgraciadamente, son muchas las mujeres que aseguran en diversas investigaciones no haber examinado sus vulvas detenidamente con justificaciones como considerarlo innecesario, sentirse ridícula o de rechazo por una percepción negativa y aversiva hacia ellas.

Para cambiar este rechazo y desconocimiento vamos a empezar por tomar consciencia e identificar las diferentes partes que la componen:

  • Monte de venus

Es lo más visible y está localizado encima de los labios, situado frente a los huesos púbicos y normalmente cubierto de vello. Está compuesto por tejido graso y constituye una zona de protección para los genitales.

  • Labios externos o mayores

Son pliegues de piel alrededor de la abertura vaginal, son los más superficiales pegados a las ingles y las piernas con una cantidad de vello púbico inferior al monte de venus.

  • Labios internos o menores

Son los pliegues de piel más internos que pueden ser visibles o no, dependiendo de la vulva. Hay labios de todos los tamaños y formas, algunas personas tienen los labios hinchados, que cuelgan y otras casi invisibles. En algunos casos, los labios interiores sobresalen sobre los labios exteriores, mientras que, en otros casos, tienen los labios interiores más retraídos.

  • Prepucio o capuchón clitoriano

Es el pliegue cutáneo y punto de encuentro de los labios internos que cubren el glande del clítoris. 

  • Clítoris

Es tejido eréctil, un órgano cuyo único cometido es proporcionar placer. Es como un iceberg, ya que sólo vemos el glande por la parte superior de la vulva. Y esta pequeña parte tiene más de 8.000 terminaciones nerviosas, el doble de las que tiene un pene.

  • Orificio uretral

Se encuentra debajo del clítoris y arriba de la abertura vaginal. Es por este orificio por donde se orina.

  • Orificios de eyaculación

Se sitúan a ambos lados del orificio uretral y es por donde se secreta el líquido prostático cuando se estimulan las glándulas uretrales. Son tan pequeñas que en muchas personas no se pueden ver.

  • Orificios de lubricación

Sería por donde las glándulas vestibulares mayores secretan moco durante la excitación sexual y proporcionan lubricación al vestíbulo de la vagina. Están situadas a cada lado del orificio vaginal, pero son tan diminutas que con frecuencia no son visibles.

  • Orificio vaginal

Es la puerta para entrar en la vagina y está rodeada por el himen, que es una membrana frágil y delgado de tejido incompleto que rodea o cubre la apertura vaginal externa. La forma y el tamaño del himen difieren mucho de unas a otras.

El caso es que para observar esta parte tan poderosa de nuestro cuerpo hay que hacer un trabajo extra, utilizando un espejo entre las piernas, abrir los labios internos y estar en una postura concreta. Cosa que no les sucede a las personas con pene, que continuamente están tocando y observando sus genitales al orinar y al masturbarse.

Sin embargo, conocer esa parte del cuerpo tan poderosa es un paso esencial para conocerte mejor a ti misma y disfrutar de tu sexualidad de una manera saludable, consciente y placentera. Como dicen, la información es poder y, que mayor poder, que el de disfrutar del placer que dispones desde tu Ser.

Recomendación:

Explórate con un espejo que te permita observar tus genitales externos y las partes que lo conforman mencionadas anteriormente y visibles en el dibujo.

Añadir comentario